Best bookmaker bet365 Bonus

Menu

la verdad os hara libres

La Persecución de los Cristianos

La persecución no comenzó por los Romanos

La Persecusion de los CristianosMuy comúnmente se aceptada la creencia que los primeros cristianos fueron perseguidos por el imperio romano. Constantemente se recuerdan las escenas de cristianos en el circo romano siendo devorados por los leones y asesinados en el espectáculo público. Sin embargo, ¿fué el imperio romano quien inicio la percusión?... ¿Y cuales fueron las causas que provocaron este odio hacia los cristianos?. Veamos primeramente cuál fué el contexto en el que se desarrollaron éstos eventos para luego determinar cuales fueron las causas que provocaron esa inhumana cacería.

Bajo el Imperio romano. La posición de los emperadores paganos frente a los judíos fue, en general, de tolerancia y, en algunos casos, era de protección. La única separación existente entre la comunidad judia y el resto de las naciones, era específicamente la adoración a un solo Dios. Esta será la mayor parte de las veces una de las características del hábitat judío, en razón de su religión y costumbres, hecho que ha contribuyó a presentarles como algo antisociales o, al menos, un tanto desplazados de la comunidad en general. Por lo que se refiere al mundo griego y romano, politeísta, ciertamente los judíos, monoteístas, no podían integrarse totalmente en una sociedad que no sólo no participaba de sus creencias, sino que las rechazaba, y ello a pesar de la indudable helenización y romanización del pueblo judío disperso. Tampoco resultó a veces demasiado viable su convivencia con otros pueblos, por tratarse casi siempre de grupos minoritarios extraños a la sociedad en la que se encontraban. El pueblo Judía viví:a en relativa paz con el Imperio Romano, dada la obvia separación social.

También se mantuvo esta situación de paz relativamente favorable cuando Alejandro Magno absorbió al Imperio persa el 334-331 a.C. Pero después de su muerte comienza una época dura para los judíos. Judea es disputada por los reyes egipcios y sirios. Todavía bajo el dominio de los Ptolomeos hubo una cierta tranquilidad. Pero hacia el 200 a.C. la supremacía pasó de los Ptolomeos de Egipto a los Seléucidas de Siria. Fueron tiempos de dura opresión, en especial durante el periodo de Antioco IV Epífanes y sus sucesores. La incansable lucha de los Macabeos llevó a la independencia de Israel y dio comienzo la dinastía de los Asmoneos.

En Simón Macabeo se unió la dignidad de sumo sacerdote y la de príncipe de los judíos. Por entonces surgen los partidos político-religiosos de los fariseos, los saduceos y los esenios. El gobierno desastroso de los últimos príncipes asmoneos marcó una etapa de degeneración religiosa y llevará a la penetración romana. Pompeyo hacia el año 63 a.C. tomó por asalto Jerusalén y el Templo. A partir de entonces pasará Israel a depender de Roma.

Herodes I el Grande hijo de Antípater, de raza idumea, se ganó el apoyo de Roma, y el año 38 a.C. es nombrado rey de los judíos, siendo así «el primer rey de origen no judío que dominó sobre Israel». En su reinado nace Jesucristo.

El pueblo Judío siempre mantuvo la esperanza de ver a su Mesías prometido, como el liberador, un rey judío humano, que no es de origen divino como lo es Jesús para el cristianismo, aunque tendría cercanía a Dios (quizás como Moisés). El mesías judío debería garantizar las fronteras del reino establecidas en el antiguo testamento, además de la protección del pueblo judío entre otras cosas.

Es decir, las autoridades religiosas de aquella época no esperaban que el Mesías surgiera de la clase humilde de la sociedad Judía, que fuera un carpintero y en especial cuando se decía ser El Hijo de Dios; ellos creían que el Mesías vendría a proclamarse como un Rey poderoso que los liberaría de la opresión del Imperio Romano, también esperaban una restauración política del estado de Israel ya que de Jerusalén saldría la ley para todas las naciones (Miqueas 4:2); efectivamente esto sucederá en un futuro; pero no de la forma en que ellos lo esperaban. Los Fariseos no entendieron cómo Dios actuó porque no eran guíados por el Espíritu Santo, más bien pensaban en lo material y en la política, que en Dios.

De hecho la muerte de Jesús fué por temor a política que Roma tendría hacia el pueblo de Israel, si Jesús continuaba con vida. Ellos persiguieron y mataron a Jesús por que pensaban que él les quitaría el poder político y la influencia religiosa que ellos tenían en la nación de Israel; “Entonces los jefes de los sacerdotes y los fariseos convocaron a una reunión del Consejo. --¿Qué vamos a hacer? --dijeron--. Este hombre está haciendo muchas señales milagrosas. Si lo dejamos seguir así, todos van a creer en él, y vendrán los romanos y acabarán con nuestro lugar sagrado, e incluso con nuestra nación. Uno de ellos, llamado Caifás, que ese año era el sumo sacerdote, les dijo:--¡Ustedes no saben nada en absoluto! No entienden que les conviene más que muera un solo hombre por el pueblo, y no que perezca toda la nación. Pero esto no lo dijo por su propia cuenta sino que, como era sumo sacerdote ese año, profetizó que Jesús moriría por la nación judía, no sólo por esa nación sino también por los hijos de Dios que estaban dispersos, para congregarlos y unificarlos. Así que desde ese día convinieron en quitarle la vida” (Juan 11:47-53 NVI).

La razón por la cual convinieron asesinar a Jesús era por la supuesta invasión que el imperio romano les haría si Jesús continuaba con vida. Ellos creían que Jesús estaba ganando seguidores para proclamarse rey de los judíos, en esta situación, los altos miembros del sanedrín pensaban que Jesús era un sedicioso que procuraba el poder político. Contradictoriamente existía la creencia que la misión del Mesías sería precisamente liberar al pueblo; sin embargo, para ellos Jesús, no cumplía con sus expectativas porque NO estaba en la misma línea de pensamiento que ellos.

El imperio romano era quien dictaba las pautas y una de ellas era evitar revueltas populares que procuraran el reestablecimiento de las monarquías en los territorios conquistados. De modo que Jesús era un peligro latente ante las autoridades políticas y religiosos de Israel puesto que si los romanos se enteraban que un líder como Jesús se proclamaba rey de los judíos ellos corrían el riesgo de ser depuestos y posiblemente asesinados. Es difícil pensar porque las personas que se encontraban en las posiciones eclesiásticas más elevadas, que supondría un conocimiento más profundo de las escrituras y de las profecías, no comprendieron que Jesús era el Mesías que por tanto tiempo habían esperado.

Quizás porque la mayor parte de las escrituras describían al Mesías como un rey conquistador, todopoderoso que destruiría al impío. De modo que en lugar de aprender de el, lo persiguieron y mataron como también pretendieron hacer con su Iglesia (Hechos 6:7-12) Por otra parte, ellos tenían envidia de sus discípulos puesto que tenían la sabiduría y el poder de Dios a su favor, además por el riesgo que implicaba mantener con vida a los seguidores de Jesús. Los fariseos siendo personas educadas e instruidas en la Ley no podían hablar ni hacer las cosas que los discípulos de Cristo hacían. La persecución de la iglesia comenzó por su propio pueblo, porque ellos usaban la ley de Moisés como un instrumento de ganancia, por esa razón desconocieron al Señor y lo persiguieron, tenían temor a perder su fuente de ingresos, el respeto del pueblo y las comodidades que con tanto esfuerzo habían logrado.

Gracia mal Interpretada

En la actualidad »la Gracia de Dios« es constantemente mal utilizada por muchos líderes religiosos que han tergiversado su misericordia engañando a sus seguidores con vanas esperanzas (Santiago 4:2-4) ellos usan la Gracia de nuestro Señor Jesucristo como medio para enriquecerse del mismo modo que los fariseos (Judas 1:4), otros buscan poder y gloria del hombre, en lugar de la que proviene de Dios.

Bien dice la palabra de Dios que todo se vuelve a repetir. (Eclesiastés 1:9) y de la misma manera que ocurrió en el tiempo de los primeros Cristianos, ocurre en la actualidad, oímos «Evangelios» diferentes al anunciado por los Apóstoles. Lamentablemente, los apóstoles ya no están para amonestarnos y guiarnos por el Único y verdadero Evangelio. Jesús dijo: “Vendrán muchos maestros enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres”(Marcos 7:7) esto es; que toman las costumbres de los pueblos, inclusive paganas y las enseñan como si fueran mandamientos de Dios de tal manera que quieren honrar a Dios con esas tradiciones, cuando el Señor no lo ha ordenado; por el contrario, los mandamientos que expresamente ha decretado que guardemos, son incumplimos como si nada pasara “Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Judá, y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque menospreciaron la ley de Jehová, y no guardaron sus ordenanzas, y les hicieron errar sus mentiras, en pos de las cuales anduvieron sus padres” (Amós 2:4)

Es responsabilidad del cristiano maduro identificar cuales son aquellas costumbres y creencias que se han infiltrado en las congregaciones, que en ninguna manera forman parte de la enseñanza de Jesús, que no están escritas en la Biblia y apartarse de ellas, aunque en su congregación las hallan practicado por años. Una de estas prácticas paganas son la celebración de la navidad y la semana santa; aunque le parezca demasiada radical esta posición le pido que ANALICE los hechos y las escrituras para que compruebe por usted mismo la realidad de las cosas, porque en última instancia Usted es quien dará cuenta a Dios por su propia vida; ni su maestro de escuela dominical o su pastor intercederán por usted en el día del juicio, porque ellos también darán cuenta por sus propios actos.

Muchos verdaderos hijos de Dios tropezarán y se apartarán del evangelio de Jesús (2 Timoteo 4:3-5) por causa de la confusión que muchos líderes religiosos promueven, porque ellos siendo esclavos de las "costumbres cristiano-religiosas" apartarán a muchos cristianos de la verdad, y los conducirán por caminos diferentes al trazado por los apóstoles (Mateo 24:9-12) tomando como excusa que son tiempos modernos y que todas las cosas han cambiado, inclusive el Evangelio, de tal manera que moldean la palabra de Dios a su conveniencia con conocimiento o por ignorancia.

Pablo inspirado por el Espíritu Santo escribió una amonestación muy seria a todos aquellos que enseñan un evangelio diferente 7 No es que haya otro evangelio, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo 8 Pero aun si nosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema 9 Como ya lo hemos dicho, ahora mismo vuelvo a decir: Si alguien os está anunciando un evangelio contrario al que recibisteis, sea anatema” (Gálatas 1:7-9) Durante los tres años y medio que Jesucristo enseño sobre el futuro Reino de Dios, muchos opositores específicamente los líderes de las altas esferas religiosas no creyeron a su anuncio, antes bien, lo persiguieron no teniendo nada en su contra; y no era porque él instruyera en algo errado o doctrinas contrarias a la ley de Moisés; sino que era una doctrina que nunca habían escuchado. (Mateo 5:17) Jesús enseñaba con toda autoridad, cosa que los Fariseos no tenían porque no eran guiados por el Espíritu Santo (Mateo 7:29).

Aprendese las escrituras no significa conocer a Dios

Los Sacerdotes y los doctores de la ley eran personas muy preparadas e instruidas en las escrituras, pero su arrogancia espiritual no les permitía aceptar las enseñanzas de aquel pobre carpintero, y al igual que muchos cristianos en la actualidad conocían mucho de las escrituras pero les falta una relación personal y de confianza con Dios. En la era moderna, estos Doctores y Maestros se gradúan en Universidades Cristianas, obtienen títulos de “reverendo”, “Obispo” o “Pastor” según ellos esto los capacita para tomar las riendas de una congregación, conocen mucho de hermenéutica, homilética, estudian lenguas muertas, muchos hablan Hebreo, Griego, Arameo, son peritos en historia y quien sabe cuantas cosas mas... conocen la letra pero no conocen a Dios, porque no han nacido de nuevo, por lo tanto, no hacen su voluntad (2 Corintios 3:6) Los Fariseos se mantuvieron observando y escuchando a Jesús no para aprender de él, porque su jactancia eclesiástica no les permitía rebajarse a conocer la enseñanza del joven carpintero, hijo de José y Maria, a quien conocieron desde su infancia. “Y venido a su tierra, les enseñaba en la sinagoga de ellos, de tal manera que se maravillaban, y decían: ¿De dónde tiene éste esta sabiduría y estos milagros? ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas? ¿No están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues, tiene éste todas estas cosas? (Mateo 13:54-56)

Los Fariseos veían a Jesús como un fenómeno o un loco que salió de la nada. Si Jesús hubiera nacido en nuestros tiempos también hubiera sido perseguido, porque "Las Costumbres Cristianas" tienen más peso que la obediencia a Dios. Los Fariseos se esforzaban por cumplir la ley al pie de la letra y dentro de las líneas religiosas de aquella época; ellos eran los mas estrictos, pero en ninguna manera, hacían lo mas importante de la Ley que es: la Misericordia, la justicia y la fe, Mateo 23:23 esto lógicamente implicaba ayudar a sus hermanos necesitados y ellos eran avaros, les gustaba el dinero y la posición de liderazgo que habían alcanzado entre el pueblo.

Los Diezmos

Resulta irónico pensar que los Levitas al principio eran quienes dependían enteramente de la misericordia de sus hermanos, puesto que ellos no poseían tierras sino que los diezmos de sus hermanos era lo único con lo que contaban. Estos diezmos eran básicamente alimentos los cuales guardaban en un lugar común llamado Alfolí (o Granero) y estaban destinados para cubrir las necesidades básicas de toda la tribu de Leví 23 Mas los levitas harán el servicio del tabernáculo de reunión, y ellos llevarán su iniquidad; estatuto perpetuo para vuestros descendientes; y no poseerán heredad entre los hijos de Israel. 24 Porque a los levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel, que ofrecerán a Jehová en ofrenda; por lo cual les he dicho: Entre los hijos de Israel no poseerán heredad.” Números 18:23-24.

Después de un tiempo los Israelitas dejaron de diezmar, quizá por olvido o porque ya no querían seguir manteniendo a aquellos que Dios dispuso que le sirvieran en el templo, el asunto es que Dios les recordó por medio del profeta Malaquías que el diezmo no era una opción sino una obligación establecida en la Ley; 8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. 9 Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. 10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde" Malaquías 3:8-10

Prácticamente los Levitas se estaban muriendo de hambre y estaban pasando muchas necesidades porque el pueblo había dejado de diezmar, esa fue la razón por la cual Dios los obligó a hacerlo de nuevo y no solo eso, sino que en su infinita bondad les prometió recompensarlos con bendiciones abundantes si no los dejaban desamparados y a pesar que el pueblo fue ladrón y avaro Dios los llamó al arrepentimiento, y a seguir haciendo misericordia a sus hermanos los Levitas y recibir a cambio el favor de Dios. Esta promesa no era nueva; Dios únicamente les estaba recordando lo que hacia años les obligó hacer 22 "Sin falta darás el diezmo de todo el producto de tu semilla que el campo rinda año tras año 23 Delante de Jehová tu Dios, en el lugar que Él haya escogido para hacer habitar allí su nombre, comerás el diezmo de tu grano, de tu vino nuevo, de tu aceite, de los primerizos de tu ganado y de tu rebaño, a fin de que aprendas a temer a Jehová tu Dios, todos los días 24 Si el camino es largo y tú no puedes transportar el diezmo, cuando Jehová tu Dios te bendiga, porque está muy lejos de ti el lugar que Jehová tu Dios haya escogido para poner allí su nombre, 25 entonces lo darás en dinero. Tomarás el dinero contigo e irás al lugar que Jehová tu Dios haya escogido. 26 Entonces darás el dinero por todo lo que apetezcas: vacas, ovejas, vino, licor o por cualquier cosa que desees. Y comerás allí delante de Jehová tu Dios, y te regocijarás tú con tu familia. 27 No desampararás al levita que habite en tus ciudades, porque Él no tiene parte ni heredad contigo 28 "Al final de cada tres años, sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año y lo guardarás en tus ciudades 29 Entonces vendrán el levita que no tiene parte ni heredad contigo, el forastero, el huérfano y la viuda que haya en tus ciudades. Ellos comerán y se saciarán, para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que hagas con tus manos”Deuteronomio 14:22-29

Los Levitas vivían de la misericordia del Pueblo pero apróximadamente 500 años después las cosas cambiaron y comenzarón a enriquecerse a tal grado que eran ellos quienes ahora tenían las mejores posiciones en todas las áreas en el ámbito religioso como en el gobierno, y eran ellos los que no movían un dedo para ayudar al necesitado, por esa razón, Jesús los reprendía con tanta dureza; ellos habían olvidado de donde salieron y como Dios los cuido y los protegió en el tiempo de la Ley. Los Fariseos NO querían perder su liderazgo, ni su dinero, por esa razón se esforzaron por acusar a Jesús; porque él les llamaba Hipócritas, (Mateo 23:27) y generación de víboras (Lucas 3:7) ya que decían conocer a Dios pero no hacían su voluntad.

El Señor Jesús no ha cambiado en dos mil años, él sigue siendo el mismo (Hebreos 13:8) y su lenguaje hacia los Religiosos es igual, hoy existen muchos religiosos que están mas enfocados en conservar sus costumbres que en conocer a Dios y hacer su voluntad, por que saben que tomar la decisión de cambiar es de valientes y no todas sus ovejas estarán dispuestas a aceptar el cambio, y muchas de ellas no los seguirán porque están acostumbradas a seguir la corriente de este mundo 9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. 10 Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo” Gálatas 1:9-11 Dios no es como el hombre que se va acoplando al medio ambiente de acuerdo a las circunstancias, sino que Dios cumplirá su palabra conforme a lo escrito, no cambiará nada de ella y antes que Jesucristo regrese todo será como en el tiempo de los primeros cristianos.

Y de la misma manera que muchos se opusieron al anuncio del Hijo de Dios, también habrán muchos que se opondrán al verdadero evangelio, sencillamente porque nunca lo han conocido; conocen un ritual en su congregación y cantan alabanzas, pero no conocen la esencia de las buenas nuevas del Reino; por esa razón, aquellos que siguen en sus mentiras Dios les ha dado un espíritu de engaño para que continúen en ellas “ y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia" (2 Tesalonicenses 2:10-12). El Señor trata muy duramente con su propio pueblo, por que la meta de Dios es santificarlo y perfeccionarlo, y lo hará como se prueba el oro: con fuego (1 Pedro 1:15) pero con aquellos que son duros de corazón los tratará con mucha severidad, especialmente aquellos que ocultándose en un disfraz de falsa moralidad, provocan a Dios con su necedad.

Fué su mismo pueblo quien lo persiguió y lo mató; lo mismo hicieron con sus discípulos y lo mismo harán con aquellos que aman al Señor y cumplen sus mandamientos al pie de la letra; si bien es cierto que vivimos bajo la gracia esto no significa que Dios ha dejado de ser Santo y que ahora se ha modernizado, y le da igual que su pueblo haga lo que le da la gana. La gracia Significa que hoy podemos alcanzar misericordia, por nuestros pecados, de modo que si vivimos bajo la gracia, debemos usarla para hacer el bien y no para pecar. (Romanos 2:12)

La gracia de Dios tiene su limite

La gracia no será por siempre por lo que debemos apreciarla y cuidarla ya que cuando Jesús regrese no habrá mas misericordia 9 "Así ha dicho Jehová de los Ejércitos: 'Juzgad conforme a la verdad; practicad la bondad y la misericordia, cada uno con su hermano 10 No extorsionéis a la viuda, al huérfano, al extranjero y al pobre; ni ninguno piense en su corazón el mal contra su hermano.' 11 Pero no quisieron escuchar. Más bien, se encogieron de hombros rebeldemente y taparon sus oídos para no oír 12 Y endurecieron su corazón como un diamante para no oír la ley ni las palabras que Jehová de los Ejércitos enviaba por su Espíritu, por medio de los antiguos profetas. Por tanto, se desencadenó la gran ira de Jehová de los Ejércitos” Zacarías 7:9-12

Dios ama a quien practica la bondad y la misericordia y nos ha proporcionado suficiente tiempo para hacerlo, si bien es cierto que la Iglesia de Dios ha estado dormida es tiempo que despierte, y haga lo que le corresponde hacer como Hijos de un gran Rey, que ama la justicia y la rectitud. El Padre es: Justo, misericordioso, amoroso, dadivoso, que hace el bien aun que nosotros seamos malos y eso precisamente es lo que Dios espera de sus hijos. Dios no quiere que actuemos presuntuosamente jactándonos del oro y la plata de nuestro Padre por el contrario Jesucristo nos dejó un claro ejemplo de humildad y mansedumbre de cómo espera el Padre celestial que actuemos. La persecución fue motivada principalmente por la envidia que los dirigentes religiosos tenían de Jesús, quizá por sus palabras, su doctrina o su poder.

Lo que si es seguro, es que ellos ardían de celos porque se suponía que ellos eran los “elegidos” por Dios para dirigir a su pueblo. Fue tanto el odio que los líderes del pueblo hacia Jesús, que prefirieron salvar a un asesino como Barrabás “ 15 Ahora bien, en el día de la fiesta acostumbraba el gobernador soltar al pueblo un preso, el que quisiesen. 16 Y tenían entonces un preso famoso llamado Barrabás. 17 Reunidos, pues, ellos, les dijo Pilato: ¿A quién queréis que os suelte: a Barrabás, o a Jesús, llamado el Cristo? 18 Porque sabía que por envidia le habían entregado. 19 Y estando él sentado en el tribunal, su mujer le mandó decir: No tengas nada que ver con ese justo; porque hoy he padecido mucho en sueños por causa de él. 20 Pero los principales sacerdotes y los ancianos persuadieron a la multitud que pidiese a Barrabás, y que Jesús fuese muerto” Mateo 27: 15-20 En un tiempo no muy lejano ocurrirá lo mismo, las autoridades religiosas “cristianas” comenzarán la peor de las persecuciones que se recuerden en la historia del hombre. No será el gobierno de la bestia quien comenzará la persecución de los verdaderos hijos de Dios, sino el mismo pueblo “cristiano”.

No te olvides de dejar un comentario!

1 comment

  • denisse munizaga

    Hola quisiera saber su opinion de los libros gnosticos encontrados en el mar muerto el de tomas,felipe,magdalena y judas.
    Tambien de los libros de los esenios?
    Que opinan ustedes debemos considerlos o no? Que opinan de los gnosticos?

    Report
    posted by denisse munizaga Sábado, 20 Abril 2013 03:33 Comment Link

Leave a comment

Asegurese de ingresar la informacion marcado con (*) donde sea indicado. Si aún no ha valorado este estudio biblico, por favor regrese al final del estudio y valore colocando la cantidad de estrellas que usted crea necesario.
No se permite colocar codigo HTML.

back to top

The Best bookmaker bet365